Monográficos · 24 de Abril de 2017. 17:12h.

Potencial uso de la ivermectina para reducir la transmisión de la malaria

Mosquito Anopheles transmisor de la malaria

Una serie de tres artículos propone cómo el medicamento reconocido por el Premio Nobel de Medicina de 2015 puede contribuir a reducir la transmisión de enfermedades transmitidas por vectores.

La ivermectina podría potenciar los esfuerzos de eliminación como los de la Alianza Mozambiqueña para la Eliminación de la Malaria, un programa financiado por la Fundación Bancaria “la Caixa” y la Fundación Bill & Melinda Gates.

Coincidiendo con el Día Mundial de la Malaria, la revista científica Malaria Journal publica una serie de tres artículos firmados por expertos de ISGlobal, centro impulsado por la Fundación Bancaria ”la Caixa”, que subrayan el potencial uso de la ivermectina para reducir la transmisión de la malaria. La serie de artículos será acompañada por tres comentarios firmados por el Premio Nobel y descubridor de la ivermectina, Satoshi Omura, junto con Andy Crump; por Frank Richards, del Centro Carter; y por Pedro Alonso, director del Programa Mundial de Malaria de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y fundador de ISGlobal, y Dirk Engels, director de Control de Enfermedades Tropicales Desatendidas de la OMS.

mamanenmalaria.jpg

La ivermectina es un medicamento antiparasitario que se ha usado de manera segura y eficaz para tratar infecciones por helmintos como la oncocercosis y la filariasis linfática. T ambién mata artrópodos que se alimentan de un individuo tratado, incluyendo el mosquito Anopheles que transmite la malaria. Esto ha llevado a los científicos a considerar la administración masiva de la ivermectina como un arma potencialmente valiosa para reducir la transmisión de la malaria, ya que puede matar a mosquitos que se alimentan en el exterior y antes del anochecer (y que por lo tanto no se ven afectados por medidas de control vectorial como las redes mosquiteras y la fumigación de interiores), y a mosquitos resistentes a los insecticidas.

Los expertos de ISGlobal Carlos Chaccour y Regina Rabinovich, quien también es ExxonMobil Malaria Scholar in Residence en el Harvard T.H. Chan School of Public Health, han realizado una extensa revisión de la evidencia a favor del uso de ivermectina como complemento de las herramientas de control vectorial. En el primer artículo, firmado junto con Felix Hammann del Hospital Universitario de Basilea, discuten los mecanismos de acción del fármaco, que no solo mata a los mosquitos sino que también afecta a su capacidad para volar y picar. Los expertos subrayan la necesidad de encontrar las dosis y vías de administración óptimas para garantizar su eficacia y su seguridad.

En el segundo artículo, los autores argumentan que el desarrollo clínico de la ivermectina para reducir la transmisión de la malaria necesitará una serie de ensayos clínicos para demostrar su impacto en salud pública. Aunque un ensayo clínico en una área con trasmisión elevada sería lo más rentable en una primera fase, la ivermectina también podría ser un arma valiosa en áreas con alta resistencia a insecticidas o a los fármacos. Además, podría potenciar los esfuerzos de eliminación, como los de la Alianza Mozambiqueña para la Eliminación de la Malaria (MALTEM), un programa financiado por la Obra Social “la Caixa” y la Fundación Bill & Melinda Gates, que pretende recoger evidencias científicas en el sur de Mozambique para acabar con la enfermedad.

“El efecto relativamente corto de la ivermectina se ajusta perfectamente a un contexto de eliminación, donde se hacen esfuerzos intensos y limitados en el tiempo” explica Chaccour desde Mozambique. “Esto también podría limitar el riesgo de desarrollar resistencia a la molécula”, añade.

El tercer artículo identifica las principales cuestiones pendientes en términos de normativas y de salud pública para el uso del fármaco a nivel comunitario con el objetivo de reducir la transmisión de malaria. “La administración masiva de la ivermectina representa un nuevo paradigma en el control vectorial” dice Rabinovich. Ofrece protección indirecta al reducir la trasmisión local, tiene actividad contra diferentes especies de mosquitos, y podría funcionar incluso en un contexto de resistencia a insecticidas. “Esta serie de artículos abre el camino para evaluar el impacto de la ivermectina en la salud pública, una prioridad para los esfuerzos de eliminación de la malaria”, concluye la experta.

Como señalan Pedro Alonso y Dirk Engels en su comentario, “si se obtiene evidencia de que la administración masiva de ivermectina es segura, rentable y tiene un impacto adicional sobre la transmisión de la malaria, esta nueva intervención podría jugar un rol en la reducción de la malaria y otras enfermedades tropicales”. Para

Satoshi Omura y Andy Crump, “el uso de la ivermectina para combatir la malaria tiene el potencial de impulsar aún más los enormes beneficios, tanto en salud como socioeconómicos, que el fármaco ya ha aportado a África”. Por último, Frank Richards destaca el reto que supone garantizar una demanda creciente de ivermectina “si hemos de lograr una administración masiva y pluripotente del fármaco a nivel global”.

ISGlobal es en la actualidad el único Centro Colaborador de la OMS para el Control, Eliminación y Erradicación de la Malaria.

0 Comentarios