La obra de Le Brun ‘Las diferentes naciones de Asia’

La Obra Social la Caixa, en colaboración con el Museo del Louvre, está presentando  una selección de aproximadamente un centenar de piezas del pintor francés Charles Le Brun, primer pintor del rey Luis XIV durante treinta años. Se  muestran más de 30 de los cartones que realizó como dibujos preparatorios para la Galería de los Espejos del Palacio de Versalles, sin duda su gran obra, y de la desparecida Escalera de los Embajadores. La exposición, que comenzó el 18 de noviembre pasado, finaliza el 14 de febrero de 2016.

La Obra Social la Caixa, en colaboración con el Museo del Louvre, está presentando  una selección de aproximadamente un centenar de piezas del pintor francés Charles Le Brun, primer pintor del rey Luis XIV durante treinta años. Se  muestran más de 30 de los cartones que realizó como dibujos preparatorios para la Galería de los Espejos del Palacio de Versalles, sin duda su gran obra, y de la desparecida Escalera de los Embajadores. La exposición, que comenzó el 18 de noviembre pasado, finaliza el 14 de febrero de 2016.

Muchos de estos cartones de grandes dimensiones se exponen al público por vez primera desde el siglo XVII. Las obras han sido sometidas a una completa restauración realizada específicamente para su exhibición en CaixaForum. La riqueza didáctica de la muestra permite profundizar en el método de trabajo de Le Brun, y conocer la decoración de la Escalera de los Embajadores de Versalles, destruida en 1752, así como analizar las distintas técnicas para la pintura mural, y el proceso de restauración de uno de los cartones.

Estas obras se complementan con bocetos y grabados. Los bocetos y cartones fueron confiscados por Luis XIV a la muerte del artista, gracias a lo cual han llegado hasta nuestros días. La muestra se ha concebido con un claro componente pedagógico -para dar a conocer las distintas técnicas empleadas para trasladar los cartones al techo, así como el proceso de restauración llevado a cabo- y escenográfico, reproduciendo la Galería de los Espejos y la desaparecida Escalera de los Embajadores.

Escalera de los Embajadores

Los dibujos de Charles Le Brun brindan la oportunidad de contemplar la decoración ya desaparecida de la mítica Escalera de los Embajadores, con figuras a escala natural y con la gravedad y el dramatismo del dibujo realizado a lápiz negro. Era el primer espacio de representación del poder del rey en Versalles: la escalera que conducía a los Grandes Aposentos del rey. Fue concebida alrededor de 1671 y decorada entre 1674 y 1679, desapareciendo en 1752, bajo el reinado de Luis XV.

Le Brun sacó un partido extraordinario de un lugar estrecho que solo recibía luz cenital. Dilató el espacio recurriendo a la ilusión óptica, y mezcló ficción y realidad para crear un ambiente alegórico que representaba el regreso de Luis XV tras una de sus victorias militares.

Alrededor del rey dispuso las naciones de los cuatro continentes, los dioses de la Antigüedad, victorias, amorcillos y artes: una representación monumental en honor y gloria del monarca absoluto. Los cartones demuestran que Le Brun trabajó hasta el último momento en la Escalera de los Embajadores realizando retoques y mejorando los dibujos.

Galería de los Espejos

El Palacio de Versalles recuperó en 2007 su deslumbrante Galería de los Espejos, restaurada tras unas obras que comenzaron en julio de 2004 y que costaron 12 millones de euros. Este espacio, uno de los más visitados de todo el palacio, que toma su nombre, precisamente, de los espejos colocados entre sus diecisiete arcadas, comenzó a ser construido por Jules Hardouin-Masart en 1678.

Está adornado con pinturas, esculturas y trampantojos del primer pintor de Luis XIV, Le Brun, quien contó allí los acontecimientos más importantes de los 17 primeros años de su reinado. Es un emblema absoluto del esplendor de la residencia real de Luis XIV, la Galería de los Espejos fue inaugurada en 1684 y consta de 17 puertas-ventanas abiertas sobre el jardín, situadas frente a otros tantos paneles compuestos de 357 espejos y un techo abovedado, magníficamente pintado e iluminado.

Pintor de Luis XIV durante dos décadas

Nacido en 1619 de padre escultor y modesto grabador de lápidas funerarias, y de madre de familia de calígrafos, Charles Le Brun (1619-1690) fue descubierto pronto por el canciller Séguier, quien le otorgó su protección y lo envió a Italia. A su regreso, Le Brun multiplicó los trabajos de decoración en París y en Vaux-le-Vicomte, antes de ponerse al servicio en exclusiva de Luis XIV. Gracias al apoyo incondicional de Jean-Baptiste Colbert, Charles Le Brun fue primer pintor del rey desde 1664 hasta 1683.

En 1682, Luis XIV trasladó a Versalles la corte de Francia. La ciudad se convirtió durante un siglo en el centro político y administrativo del reino. A lo largo de los veinte años anteriores, Versalles había vivido en una obra permanente que permitió remodelar el parque, multiplicar los edificios y adornar los aposentos con grandes ciclos decorativos dedicados a la gloria del monarca.

Le Brun fue el responsable de planificar esta obra, a la que confirió un tratamiento orquestal: participaron en ella cientos de artistas y artesanos, los mejores de cada disciplina. Asimismo, elaboró personalmente algunas piezas, entre las que destacan dos impresionantes composiciones: la Escalera de los Embajadores y la Galería de los Espejos, un conjunto de pinturas de su época madura que son de una belleza conmovedora.

El equipo de Le Brun

El traslado de la corte a Versalles no fue una labor fácil, por lo que el pintor se tuvo que rodear de un gran equipo formado por centenares de artistas y artesanos que tuvieron que materializar lo que Le Brun había realizado. Pero este último no se limitó a dar órdenes, sino que elaboró personalmente muchas obras, entre ellas la Escalera de los Embajadores y la Galería de los Espejos. La muestra recrea estos espacios gracias al testimonio único de los cartones en los que Le Brun pudo plasmar su fuerza como dibujante.

La comisaria de la exposición, Bénédicte Gady, colaboradora científica del Departamento de Artes Gráficas del Louvre, ha dicho sobre la muestra que los originales son “muy frágiles”, y cuando concluya su presencia de tres meses en Barcelona, serán guardadas en el Louvre por un tiempo mínimo de tres años. De esta manera, la propuesta, que estará también en Madrid, lo hará con otros cartones de Le Brun.

El recorrido que se ofrece en CaixaForum se ha querido realizar, según dijo Gady, desde un punto de vista “muy didáctico”, iniciando su andadura con un gran plano que ayuda a situar en qué estancias del palacio de Versalles se localizaban las pinturas realizadas a partir de los cartones y los bocetos de Le Brun.

‘Restablecimiento de la navegación’ otra de las creaciones de Le Brun

0 Comentarios